Venezuela medieval

venezuela headline news

Venezuela medieval (Archivo)

Por Andrés Villota Gómez:

Después de 20 años de saqueo inclemente, los cuernos de la abundancia del petróleo venezolano se secaron, o mejor, los secó la cleptocracia de Miraflores. Los pocos activos que dejó el Socialismo del Siglo XXI tras su paso voraz por Venezuela los van a usar para pagar lo que se debe.

La China Popular, Rusia, Irán y Turquía saben de antemano que van a declarar la Deuda Odiosa sobre muchas de las deudas contraídas por Chávez y Maduro, por eso, los grandes acreedores de Venezuela serán los únicos postores en esa liquidación de activos.

Consciente de eso y por exigencia de los acreedores, Maduro incluyó una clausula con la que pretende “blindar” a futuro la propiedad sobre esos activos.

El culpable para que la dictadura tenga que realizar esa subasta, según la dictadura, vuelve a ser Estados Unidos por las sanciones económicas impuestas aunque para nadie es un secreto que la economía de Venezuela se quebró desde muchos años antes que Washington promoviera el embargo económico en el año 2019.

George W. Bush (que le olía a azufre a Chávez) también había sido el culpable para que en el año 2007 Venezuela se gastara $4 000 millones de dólares americanos en armamento porque, supuestamente, Bush los iba a invadir y tenían que protegerse y defenderse.

Parece que los chinos y los rusos no leyeron a Kant que recomendaba no prestarle dinero a los que querían hacer la guerra, o mejor, creo que si lo leyeron y sabían de antemano que podían multiplicar sus beneficios porque Venezuela en manos de personajes con el perfil de Chávez, Maduro, Cabello y los hermanos Rodríguez Gómez, era un sainete que no iba a tener un final feliz.

Queda claro que la refinanciación que hizo la China, más que extender plazos generosos, se trató de una exigencia de pago inmediato con los activos que tuvieran disponibles.

Ante esta situación los grandes líderes de la oposición escribieron una carta para llamar la atención de la comunidad internacional sobre lo que se pretende hacer con el patrimonio de los venezolanos y el grave atentado contra la dignidad nacional perpetrado por los que, supuestamente, eran los guardianes de la soberanía latinoamericana.

En uno de los apartes de ese comunicado se compara a este acto desesperado de la dictadura con hechos similares ocurridos en la Alemania del nacional socialismo de Adolfo Hitler y en la España medieval del Rey Carlos V cuando entregó el territorio que hoy ocupa Venezuela a la familia Welser para poder saldar una deuda contraída con los banqueros alemanes.

Viéndolo en retrospectiva el único gran logro del Socialismo del Siglo XXI fue devolver a Venezuela a la Edad Media. Hoy la economía venezolana es igual a la del siglo XVI. Como en la Edad Media los venezolanos tienen que usar velas porque no existe la energía eléctrica. Cocinan con leña porque no existe el gas.

La gente se tiene que desplazar caminando como en el medioevo porque ya no hay gasolina. Las condiciones sanitarias son las mismas de las ciudades medievales que no contaban con agua potable o sistemas de alcantarillado funcionales. En caso de enfermedad, los venezolanos, deben recurrir a los mismos métodos de siglos pasados porque el sistema de salud colapsó desde hace mucho.

El ostracismo medieval también ha llegado a la educación que proscribió el conocimiento que no sea afín con los dogmas comunistas y a los medios de comunicación que solo pueden informar sobre lo que la dictadura quiere que informen. Hasta la justicia es la misma de los Tribunales de la Santa Inquisición que basaba el castigo o la absolución, en la afinidad ideológica con los miembros del tribunal.

Todo el discurso anti imperialista en contra de las potencias occidentales sucumbió para darle paso al imperialismo proveniente de otras latitudes que, sospechosamente, no es condenado por el coro de áulicos que tiene la dictadura venezolana desperdigado por todo el continente.

La clausula que pretende blindar el pago de la deuda es tan firme como una gelatina frente al gobierno democrático que pueda venir a lo que los nuevos dueños de Venezuela se van a oponer a la transición hacía una democracia liberal que terminaría blindando la permanencia de Maduro y de su camarilla en el poder, de concretarse esta forma medieval de pago de la deuda.

Tristemente parece que Venezuela está condenada a permanecer en la era medieval de la mano de Nicolás Maduro y de sus secuaces.


Andrés Villota Gómez es consultor en temas de inversión responsable y sostenible, y es excorredor de bolsa con más de 20 años de experiencia en el mercado bursátil colombiano

This post was originally posted on PanAm Post – View Original Article

Please follow and like us:

About the Author

admin
Have lived and invested in Venezuela full time for the last eight years and visited for each of twelve years prior to that. Studied and closely followed developments in Venezuela since 1996.