Podemos propone “ligar” trabajos sin currículo en un Tinder comunista

venezuela headline news

El partido del vicepresidente español pretende establecer una cooperativa digital de trabajo donde los empresarios no decidirán a quien contratar (Archivo)

Con un ficticio deseo millennial el partido Podemos de Pablo Iglesias propone la implementación de un sistema de cooperativas de trabajo en plataformas digitales al estilo Tinder, donde quienes aspiren a un empleo puedan postularse sin tener que exhibir su historial profesional.

La iniciativa se manifiesta en el documento revelado por OK Diario, «Economía Política del Capitalismo Digital en España». Allí, declara que su objetivo es fomentar nuevos espacios de invención con dinámicas distintas de trabajo en un ecosistema “libre de la explotación y alienación capitalista”.

Según el medio español, Podemos ha hallado la fórmula perfecta para que sus cuadros encuentren un empleo, ocultando su currículo y obligando a no tener en cuenta el de los demás aspirantes a los puestos de trabajo”.

La fundación del partido de Pablo Iglesias, el Instituto 25M discute el escenario que se cristalizaría con la creación de “una versión no neoliberal del Tinder del trabajo”. Es decir, la plataforma sería una herramienta que “conecte a empresas con trabajadores” pero sin tener en cuenta sus antecedentes laborales o educativos porque para la organización, ello está “condicionado por las desigualdades que muchas personas experimentan al nacer”.

Romance y comunismo

Además de citas online y del match de la interacción que facilita Tinder, el partido de Iglesias “quiere asignar los puestos de trabajo públicos y privados saltándose el mérito y la libertad de los empresarios para elegir a quien prefieran”.

Considerando que se otorgaría una nueva cualidad y libertad al trabajador para que encuentre su “propia motivación en el entorno laboral que considere más oportuno para realizar cada tarea”, la plataforma sería entonces una “comuna hippie”, tal como la caracteriza OK Diario.

De esa manera prevén que las capacidades e intereses de los trabajadores se identifiquen con las necesidades y los proyectos incipientes del sistema productivo. Pero Podemos controlaría estas acciones: impondrían que “todas las administraciones y empresas con participación pública deberán volcar sus ofertas de empleo en esta aplicación”.

Un plan con intenciones

El fondo de la propuesta de Podemos tiene intenciones que van más allá de sumar otra app a las 16 que en promedio manejan los españoles, según los datos del estudio de consumo móvil elaborado por Deloitte.

El partido asume que con esta aplicación recuperaría “el control democrático de las plataformas industriales” al convertirla en una “propiedad colectiva” mediante una infraestructura donde los trabajadores se organizarán en “distintos consejos para diseñar la producción”.

Y, como añade el informe, nada de ello puede suceder si el mecanismo principal que regula la vida en sociedad, el consumo o las actividades productivas se encuentra sujeta a “las lógicas corrosivas del mercado y el sistema de precios”. Traducido por OK Diario, “nada debe dejarse a la libertad de consumidores y empresarios. Todo debe ser controlado por los sistemas comunistas de planificación de la economía y de colectivización de la productividad”.

Pero en Podemos reconocen que esa “desmercantilización” sólo puede lograrse mediante “un comportamiento altruista y orientado hacia fines sociales justos, como la redistribución de la riqueza, no a través de la explotación y alienación que caracterizan a la concentración de capital, sublimado por la uberización del trabajo. De este modo, tanto la rentabilidad como fin último del funcionamiento del sistema como la salvaje competencia entre los trabajadores serán sustituidas por conductas orientadas por una ética del bien común”.

¿Lo lograrán? Ya en la nación 5 % de las mujeres y 9 % de los hombres tiene la aplicación de Tinder en su móvil, que es la más popular, apunta El País. Aunque la cifra parece baja, los desarrolladores de la aplicación anunciaron «España se ha pasado a Tinder». Al respecto, El Mundo Today difunde que «todos los españoles se han acostado ya entre ellos». Quizá esta popularidad es la que impulsa la iniciativa de Podemos.

Dos cosas en una 

Tras la digitalización de las oportunidades de trabajo también está la “nacionalización de los sueldos”, divulga OK Diario, junto a la generación de una “política industrial estatista” que significaría nacionalizar la economía para que el Estado tenga un control directo de la actividad empresarial.

“Comunismo puro, o, dicho de otra manera, Venezuela. Y todo ello, aprovechando el coronavirus”. La pandemia, asegura el medio, propició “el destrozo en paralelo de la economía española de un plan de Podemos para hacerse paulatinamente con el control de la actividad económica y empresarial”.

Hay pruebas. Entre ellas, la falta de apoyo a las empresas y autónomos para lograr pasar a una economía subsidiada que dependa del Estado y no de la actividad y el trabajo privado que se constata en las pocas ayudas a las empresas en España en comparación con Alemania, Francia o Italia.

Así el partido de Pablo Iglesias se encamina a “una política industrial estatista adecuada al siglo XXI». Con tal visión, encaja la definición de El Español sobre Pablo Iglesias. «Padre de todas las tormentas. Vicepresidente del tumbamiento del 78, brujo de la tribu coletera, coleccionista de sombras y asesoras» que por su “historia de plazas que fueron cloacas, de cloacas que fueron plazas. Infartó a los viejos comunistas, brindó con botellines por una izquierda de la izquierda que no se sabe cuál. Iglesias, sí, es el hombre que vicepreside en este tiempo raro”.

This post was originally posted on PanAm Post – View Original Article

Please follow and like us:

About the Author

admin
Have lived and invested in Venezuela full time for the last eight years and visited for each of twelve years prior to that. Studied and closely followed developments in Venezuela since 1996.