OEA sin rumbo: Asamblea General opta por más comunicados y menos acciones sobre Venezuela

venezuela headline news

En vez de emprender acciones contra la tiranía en Venezuela y aumentar sanciones contra los cómplices del régimen de Nicolás Maduro, los países de la región han optado por firmar y aprobar resoluciones de papel (Celag)

Los países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) se quedan sin rumbo en relación con Venezuela; buscarán aprobar una resolución donde se le pide ideas al secretario general de dicho organismo.

Mariano De Alba, especialista en Derecho Internacional, informó que países miembros presentarán un proyecto de resolución en el que se solicite a Luis Almagro algunas recomendaciones sobre posibles acciones en apoyo al pueblo venezolano.

De Alba señaló que se trata de «una demostración más de que la región se ha quedado sin ideas para responder a la crisis en Venezuela».

Y es que en vez de emprender acciones contra la tiranía en Venezuela y aumentar sanciones contra los cómplices del régimen de Nicolás Maduro, los países de la región han optado por firmar y aprobar resoluciones que reiteradamente otorgan legitimidad a la actual Asamblea Nacional presidida por Juan Guaidó.

De acuerdo con De Alba, Brasil, Colombia y Estados Unidos buscarán que la Asamblea General de la OEA, que inició este martes, apruebe una resolución que resuelva que “el reconocimiento de las elecciones a la Asamblea Nacional de Venezuela dependerá del establecimiento de las condiciones necesarias”.

El texto difiere de la declaración del 13 de octubre del Grupo de Lima, en el que 14 países rechazan la persistencia de Maduro de celebrar elecciones sin garantías democráticas.

«El proyecto de resolución también reafirma la legitimidad de la Asamblea Nacional democráticamente electa y reitera la aceptación por parte de los Estados miembros del Representante Permanente designado por la Asamblea Nacional de Venezuela», informó De Alba a través de sus redes sociales.

La propuesta de EEUU

Estados Unidos, por su parte, propone dos resoluciones para pedir que se “restablezca la democracia” en Venezuela y Nicaragua a través de elecciones libres.

Michael Kozak, subsecretario de Estado adjunto del Departamento de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, dijo que su país pedirá “acciones más fuertes” contra Cuba, un país al que acusó de apoyar a Venezuela con recursos, y por lo tanto «contribuir a la miseria del pueblo venezolano”.

“(Maduro) está interesado en seguir en el poder para poder seguir robando dinero. Sus motivaciones son criminales en lugar de políticas”, dijo Kozak.

“Así que nuestro mensaje ha sido que aquellos en Venezuela que quieren que el país mejore tienen que encontrar la forma de iniciar una negociación para un gobierno de transición, tanto si le gusta (a Maduro) como si no”, dijo.

Kozak no dijo cuántos países apoyan las resoluciones estadounidenses pero indicó que espera que sea “una buena mayoría”.

Sin rumbo

Mientras el país suramericano se sumerge en una crisis y se aproxima otro fraude electoral perpetrado por el régimen de Nicolás Maduro, los gobiernos de la región han decidido no avanzar en acciones contra la tiranía.

A través de comunicados y resoluciones las naciones han decidido condenar a la tiranía. Sin embargo, ninguno de esos documentos ha logrado entrampar al régimen ni presionar su salida.

Hasta ahora solo el Gobierno de Estados Unidos, presidido por Donald Trump, ha enfocado sus esfuerzos en «ahorcar las finanzas» de Maduro con sanciones, incautaciones, operaciones militares y hasta ofrecer recompensas por los cabecillas del régimen involucrados en casos de narcotráfico.

Al tiempo en que esto sucede, la tiranía de Maduro busca por todos los medios realizar unas supuestas elecciones parlamentarias sin garantías, para tratar de apropiarse de la Asamblea Nacional de Venezuela, aprovechando la culminación del periodo constitucional.

This post was originally posted on PanAm Post – View Original Article

Please follow and like us:

About the Author

admin
Have lived and invested in Venezuela full time for the last eight years and visited for each of twelve years prior to that. Studied and closely followed developments in Venezuela since 1996.