¿Fortalecerá al fracasado socialismo del siglo XXI el resultado electoral en Bolivia?

venezuela headline news

La crisis económica en Bolivia por causa de la pandemia llevó al pueblo a votar con el estómago, asegura el analista entrevistado. (EFE)

Bolivia aun no ha terminado de contar los votos de la contienda presidencial pero la presidente interina ya anunció un vencedor: Luis Arce Catacora, del partido de Evo Morales.

Para conocer mejor el panorama, PanAm Post dialogó con el politólogo boliviano José Orlando Peralta B., máster en administración pública.

¿Es válido decir que Bolivia retrocedió?

No sé en qué medida es válido en el sentido en que se trata del voto popular. Hay muchos sectores populares, grupos indígenas que apoyan al MAS (Movimiento al Socialismo). Ahora se ha corroborado.

Aquí el desafío de Arce Catacora es que muchos han votado con el estómago. Él representa la bonanza económica en el imaginario social de esta gente, de estos grupos. Y considerando el tema de la pandemia, mucha gente la ha sufrido, ha sufrido hasta hambre porque se quedó sin trabajo. A partir de ello me explico por qué Arce Catacora ha ganado con más de 20 puntos de diferencia, de acuerdo con los sondeos. Esa es la única manera de entender este momento.

El otro desafío de Arce Catacora, considero yo, es que fue un retroceso en el tema de la institucionalidad democrática. Veremos si va a ser una gestión de gobierno donde la mayoría respete a la minoría y en el que se fortalezcan las instituciones públicas. En este sentido, que el Tribunal Supremo Electoral siga manteniendo un perfil de gente técnica, al igual que las demás instituciones. Que no haya manipuleo, manipulación, mejor dicho, de otra institución pública. Ese es el gran desafío.

Con los antecedentes que tenemos de Evo Morales, ahora, obviamente quieren un partido próximo a otros candidatos. A mí me parece que el vicepresidente de Arce Catacora, David Choquehuanca, tiene más moderación, tiene un perfil más técnico. Es un tecnócrata.

¿Es sospechoso que la presidente interina haya anunciado al ganador antes de terminar el conteo final? ¿O fue una actitud democrática?

No creo que sea sospechoso lo de la presidente porque el conteo fue realizado por dos instituciones: Fundación Jubileo, que es parte de la Iglesia Católica boliviana y Ciesmori, que es de gestión privada. Ambas han coincidido en el conteo rápido, con base en actas.

Lo que sí vi, en encuestas anteriores, es que ambas empresas preveían un resultado con una diferencia de menos de 10 por ciento con Carlos Mesa. Pero ahora es abismal la diferencia, 20 por ciento es amplísima.

La única esperanza que tengo yo es que en el resultado final, Arce Catacora no llegue al 50 más 1, pero tendremos que esperar.

Evidentemente Jeanine Añez, con la renuncia a su candidatura y ahora con el discurso que tuvo ayer, sí demuestra un espíritu democrático amplio en el sentido de respetar los resultados y no cuestionarlos. Eso es muy destacable en ella.

Esperemos que el nuevo gobierno también sepa respetar a las minorías. Lo que sucedió con Evo Morales es que no sabía respetarlas y es por ello que tuvieron muchos problemas.

De cierta manera, había muchas violaciones a los derechos humanos, muchos perseguidos políticos. En el Parlamento, la minoría no era respetada con ciertos proyectos que tal vez eran para el bien común, para bien de todos. Pero él no lo sabía respetar, no le daba curso. Por lo tanto, el gran desafío de Arce Catacora, el nuevo gobierno, es que la mayoría respete a la minoría y que los conflictos puedan canalizarse. No vamos a decir sin problemas o sin violencia. Pero por lo menos que se escuche, que se respete.

Ojo, ayer Evo Morales y Arce Catacora, coincidieron en su discurso en que van a respetar, que van a acercar a los bolivianos, que van a pedir un acuerdo con los actores políticos. Esperemos. Ese es el discurso. Esperemos que se lleve a la práctica, que sea real.

¿El triunfo de Arce garantiza el retorno de Evo Morales?

Obviamente, como su consejero y líder histórico del MAS, es muy probable que Evo Morales direccione a Arce Catacora, un tecnócrata que no representa ningún grupo popular ni indígena.

Arce Catacora fue puesto, me parece, con mucho tino. El tema de la situación de la economía es, al fin y al cabo, lo que prevalece en todo el mundo. Y su perfil económico es lo que lo diferencia, quizás, de las otras candidaturas, además de otras cuestiones. Pero yo creo que es una de las cuestiones predominantes en este momento.

Arce se ha anunciado abiertamente defensor del socialismo cubano, ¿qué implica esto para los bolivianos?

Es el discurso para marcar una identidad política y partidaria. Pero si vemos los últimos años, cuando él fue ministro de Economía, hubo una alianza con sectores privados como la agroindustria cruceña, la banca privada. A esta última la dejó trabajar y ella ganó mucho dinero.

Por lo tanto, yo no creo que vaya en ese camino hacia un socialismo marcado como es Cuba o Venezuela. Evo Morales fue pragmático en ese sentido. Y, obviamente, uno de los canalizadores e ideólogos de tal pragmatismo fue su ministro de economía, Arce Catacora.

Aquí el gran desafío del nuevo gobierno es justamente fortalecer las instituciones democráticas. Es allí donde el gobierno del MAS se aplazó. Pero, al fin y al cabo, en Bolivia hay mucha pobreza. Y la gente mayormente vota por el estómago. La gente tiene la esperanza de que Arce Catacora sea como un mago que haga que vuelvan los años de la bonanza y la gente pueda recuperarse y pueda vivir más tranquila, pueda llevar el pan a la casa. Su perfil de hombre de economía que sabe administrar los recursos públicos y generar empleo, eso es justamente lo que lo diferencia de la candidatura de Mesa y de Camacho.

Parece que Bolivia se ha constituido en los últimos años en un centro de disputa ideológica en el continente. Por lo tanto, aquí, en el caso de Arce Catacora ha ganado la ‘pulseta’. En este sentido, creo que el fortalecimiento del socialismo sí se ha dado en lo discursivo pero no en la práctica.

Además, en la gestión pasada de Evo Morales se demostró que hubo alianzas con lo empresarial, con lo privado, justamente con Arce Catacora como ministro de Economía. Al mismo tiempo, ha llevado a Bolivia hacia la pobreza o a la estatización de muchas empresas privadas, como se ha hecho en Venezuela y obviamente en Cuba.

El Estado ha expropiado tierras y Arce Catacora creó muchas empresas públicas que son deficitarias. Pero más allá de todo, fortaleció el tema de la ‘bolivianización’ de la economía, el mercado interno. No soy experto en economía pero creo que son factores que de cierta manera han favorecido para que el mercado interno en Bolivia sea mejor que en años anteriores. Por lo tanto, existe una idea en cuanto al tema del fortalecimiento (del socialismo) en el discurso, pero creo yo que en la práctica no va en ese sentido.

¿Debe alertarse el resto de la región por el fortalecimiento del socialismo?

Claro, por el fortalecimiento más en un sentido lógico porque al fin y al cabo, es un gobierno que representa la alianza con Venezuela, con Cuba y sobre todo representa a Evo Morales.

Pero en la praxis, como decía, tengo entendido que en Venezuela, Hugo Chávez estatizó muchas empresas y a los empresarios privados los arrinconó. En el caso boliviano no fue así. Hubo una alianza con el sector empresarial. De hecho, la banca privada fue respetada, se fortaleció y ganó fama . Y en el caso de muchos empresarios de Santa Cruz, de la élite económica cruceña, mantuvo una alianza y la gente siguió produciendo.

Por lo tanto, si lo vemos en ese sentido, no se asemejan. Pero en el sentido ideológico, como un proyecto político, como discurso, como simbolismo, sí es evidente que sí se fortalece, porque Bolivia es como esa suerte de espacio político de disputa ideológica continental.

Al fin y al cabo, el líder histórico de Bolivia es Evo Morales. Pero la figura ahora es en nuevo presidente, Arce Catacora, un tecnócrata que asume la Presidencia y que tiene también nuevos desafíos.

This post was originally posted on PanAm Post – View Original Article

Please follow and like us:

About the Author

admin
Have lived and invested in Venezuela full time for the last eight years and visited for each of twelve years prior to that. Studied and closely followed developments in Venezuela since 1996.