El dardo de Trump y cómo Biden estaría pagando favores a la chavista Smartmatic

venezuela headline news

En las denuncias de «fraude» presentadas por Trump surge un nuevo personaje: Peter Neffenger, el presidente para EE.UU. de Smartmatic, ahora es miembro del equipo de transición de Biden. (Diseño PanAm Post)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no se rinde. “Yo gané la elección”, reiteró este lunes. Y lo hizo a través de su espacio preferido: Twitter. Sus denuncias de fraude hacen mucho ruido, a pesar de los reveses en las cortes y el silencio de muchos medios. Las vinculaciones del régimen venezolano con el conteo de votos despiertan dudas hasta en los más creyentes de la invulnerabilidad de la democracia estadounidense.

A pesar de la batalla que libra desde el día de los comicios contra Jack Dorsey, el CEO de la plataforma que censura casi cada mensaje del mandatario, Tump sabe el poder que tiene su cuenta con tan solo un comentario o un retuit. Es el presidente de la primera potencia mundial. Esto lo convierte en el hombre más poderoso del planeta. Tiene casi 90 millones de seguidores y un particular carácter indomable que convierte en noticia cada palabra que sale de su boca o de su teclado. Este lunes, con tan solo dos palabras agregadas a la denuncia de un tercero, siguió encajando piezas que sustentan la tesis del fraude.

“Un hombre llamado Peter Neffenger, almirante retirado, es presidente y hace parte de la junta directiva de ‘Smartmatic’, la cual creó el software para Dominion. Neffenger forma parte del equipo de transición de Biden”, denunció una cuenta de Twitter con más de 321 000 seguidores que usa el nombre del general de la Guerra de Secesión, Stonewall Jackson. El presidente Donald Trump republicó este mensaje agregándole tan solo la exclamación: “¡Esto es una locura!”.

¿Quién es Peter Neffenger?

Este lunes, la revista Newsweek publicó un artículo que confirma estas conexiones. El trabajo periodístico titulado ¿Quién es Peter Neffenger? Miembro del equipo de transición de Biden puede ser objeto de demandas por parte de Trump, incluye un perfil del polémico personaje.

“Peter Neffenger es un vicealmirante retirado de la Guardia Costera de los Estados Unidos y funcionario de seguridad nacional con experiencia, quien fue incluido recientemente a la lista de personas encargadas de apoyar la transición de poder al presidente electo, Joe Biden, y a la vicepresidente, Kamala Harris”, afirma Newsweek.

Neffenger también se desempeñó como jefe de la Administración de Seguridad del Transporte (TSA, por sus siglas en inglés) desde 2015 hasta 2017 durante el Gobierno de Barack Obama, según agrega la revista. Al consultar la página oficial de la empresa de software para procesos electorales, Smartmatic, se pudo comprobar que efectivamente Peter Nefffenger es el presidente de la junta directiva de la firma en Estados Unidos.

La información es oficial. La exfiscal federal, Sidney Powell, quien ahora se desempeña como abogada de la campaña de Trump, denunció la irregularidad que se puede corroborar en la página web Biden-Harris. Peter Neffenger, el presidente de la junta directiva para EE.UU. de Smartmatic, la compañía vinculada a Dominion en el conteo de votos en 28 estados (incluyendo los reclamados por Trump), aparece en la lista del equipo de transición de Biden como voluntario para el Departamento de Seguridad Nacional.

Smartmatic y su origen chavista

El pasado jueves 12 de noviembre, el exalcalde de Nueva York y actual abogado personal del presidente Donald Trump, Rudy Giuliani, denunció en una entrevista ofrecida a Fox Business que Dominion Voting System es propiedad de Smartmatic, empresa vinculada con la dictadura venezolana.

«Smartmatic se fundó en 2004. La conformaron tres venezolanos, quienes eran muy cercanos al dictador Hugo Chávez. Está creada para arreglar elecciones. Esa es la compañía que posee a Dominion. Aunque Dominion es canadiense, todo su software es de Smartmatic».

El nombre de Smartmatic se escucha en Venezuela desde 2004. Ese año, el mismo en que se conformó la empresa, su tecnología se empleó por primera vez en ocasión del referendo revocatorio contra Hugo Chávez. La experiencia fue amarga. Un sistema de votación electrónico que prometía celeridad en los resultados terminó siendo más lento que el conteo manual.

Tradicionalmente, las mesas de votación en Venezuela cerraban a las 6:00 de la tarde y dos horas después se ofrecía un primer boletín oficial. En esa oportunidad, el resultado tardó cerca de 10 horas. Los sondeos a boca de urna garantizaban la derrota de Chávez por el 20 % de diferencia. Pero el resultado final fue totalmente opuesto.

La empresa dirigida hoy en EE.UU. por uno de los miembros de la transición de Biden volvió a ser noticia en Venezuela en 2017. Tras haberse prestado para la elección de la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente (ANC) en la que solo participaron candidatos chavistas, Smartmatic admitió que el resultado anunciado fue manipulado.

“La diferencia entre la cantidad anunciada y la que arroja el sistema es de al menos un millón de electores”, dijo pocos días después de dichos comicios el director ejecutivo de la compañía, Antonio Mujica, según reseñó BBC Mundo.

La conexión con Dominion

Como ha precisado Rudy Giuliani, Dominion no opera sola. «Dominion es una compañía propiedad de otra compañía llamada Smartmatic, a través de una empresa intermediaria llamada Indra».

Dominion Voting Systen participó en las elecciones presidenciales de Estados Unidos del pasado 3 de noviembre en 28 estados. Entre estos se incluye Arizona, Georgia, Michigan, Nevada, Pensilvania y Wisconsin. En ellos, la madrugada del 4 de noviembre mostraba la victoria del republicano por amplio margen y finalmente, en todos se volteó el resultado y terminó ganando el demócrata, según la proyección de los medios.

El equipo de campaña de Trump no tardó en denunciar fraude e iniciar procesos legales en las cortes de estos estados. Giuliani agregó a Fox Business lo informado por tres fuentes distintas: «el financiamiento para Dominion vino de Venezuela».

Esta empresa operó en más de la mitad del país pese a las advertencias sobre las irregularidades e inconsistencias. En 2019, la secretaria de estado de Texas se negó a usar el sistema de votación ‘Suite 5.5A machine’ de Dominion por considerarse que la tecnología de esta compañía es “hackeable”, según afirmó Giuliani. Se trata del mismo modelo usado en estos comicios en estados clave como Pensilvania.

Las advertencias que no se escucharon

Un informe de 2019 emitido por la alta funcionaria del estado de Texas detalla, entre las múltiples fallas del sistema de votación de esta empresa, “la incapacidad de verificar y retener una boleta del partido, mientras no se votara”. Además se determinó que esta tecnología era propensa a errores. Se suma el hecho de que “el escáner y el tabulador estaban sujetos a atascos de papel y para eliminar esos atascos, se tuvieron que romper los sellos protectores, lo que permitía a los funcionarios electorales engañar la elección de los votantes”.

Según la denuncia del presidente Trump, hecha pública a través de Twitter, «Dominion eliminó 2,7 millones de votos de Trump a nivel nacional. El análisis de datos encontró que 221 000 votos de Pensilvania fueron cambiados de Trump a Biden. 941 000 se eliminaron. Los estados que utilizaron el sistema de votación Dominion cambiaron 435 000 votos de Trump a Biden».

La empresa presidida en Estados Unidos por uno de los miembros del equipo de transición de Joe Biden participó además de forma directa en el conteo de votos en el condado de Los Ángeles, California. En esta jurisdicción con 5,2 millones de votantes registrados y 5000 lugares de votación, Smartmatic afirma que instaló 31 100 máquinas de votación, que representan la mayor adquisición electoral en Norteamérica.

This post was originally posted on PanAm Post – View Original Article

Please follow and like us:

About the Author

admin
Have lived and invested in Venezuela full time for the last eight years and visited for each of twelve years prior to that. Studied and closely followed developments in Venezuela since 1996.