Cúpula de Black Lives Matter desvía millones de dólares

venezuela headline news

Black Lives Matter es una organización mundial que se enriquece a expensas de sus miliantes. (EFE)

Black Lives Matter es una organización que se anuncia como venida desde abajo pero, en la práctica, tiene denuncias entre sus filas de acaparar «millones de dólares desconocidos» desde arriba.

Como su nombre indica, Black Lives Matter Global Network (BLMGN) tiene alcance internacional. Sin embargo, los representantes locales denuncian que no han gozado de la capacidad de recaudación de la red mundial.

Solo en junio del 2020, BLMGN anunció que estaba lanzando un fondo de USD 6,5 millones para apoyar a sus capítulos locales, después de haber recibido una gran cantidad de donaciones luego de la muerte de George Floyd el 25 de mayo del 2020.

Sin embargo, diez capítulos locales de BLM emitieron un comunicado donde denuncian que «la mayoría de los capítulos han recibido poco o ningún apoyo financiero de BLMGN desde su lanzamiento en 2013».

“Durante años se ha investigado sobre las operaciones financieras de BLMGN y no ha habido un proceso aceptable de transparencia pública o interna sobre los desconocidos millones de dólares donados a BLMGN, que ciertamente han aumentado durante este tiempo de pandemia y rebelión”, indica el comunicado.

Los gastos de Black Lives Matter

Los capítulos locales, incluidos los de Washington, D.C., Chicago y Filadelfia, dijeron en el comunicado que BLMGN no ha brindado una transparencia financiera en torno a los «millones de dólares desconocidos» que ha cosechado desde su fundación en 2013.

En junio del 2020, The Daily Caller News Foundation informó que Black Lives Matter Global Network gastó 4,5 millones de dólares en consultores, viajes y compensación para su personal desde julio de 2017 hasta junio de 2019, mientras que al mismo tiempo proporcionó solo 328.000 dólares a grupos externos, como los capítulos locales autónomos de BLM que realizan el trabajo del movimiento.

Al respecto, la ex directora de BLM Global Network, Kailee Scales, contestó que las cifras de los estados financieros de su patrocinador fiscal «no reflejan, por ejemplo, el apoyo en especie para los capítulos y la recaudación de fondos dirigida a los capítulos y la asistencia programática a los capítulos».

“Ese trabajo fue realizado por empleados y consultores de BLM”, dijo Scales.

Pero los capítulos locales de BLM dijeron en su comunicado que sólo se invitó a «capítulos seleccionados» a solicitar ese fondo, que BLM Global Network dijo que proporcionaría a los capítulos afiliados subvenciones de hasta 500.000 dólares.

La asociación de BLM con el socialismo

La declaración también alega que la cofundadora de BLM Global Network y única miembro de la junta, Patrisse Khan-Cullors, recientemente «se convirtió en directora ejecutiva contra la voluntad de la mayoría de los capítulos y sin su conocimiento».

No es un dato menor que Cullors se declara «marxista entrenada» y entre los postulados de BLM está la implantación del «socialismo racial», es decir, son promotores de la redistribución de la riqueza pero no la reparten entre los más desfavorecidos, sino solo entre los jerarcas, como suele suceder cuando el socialismo llega al poder.

Las organizaciones locales también acusan que en BLM no pueden participar en el proceso democrático de toma de decisiones del movimiento. La jerarquía de la organización se desvincula de estas organizaciones, según lo detallado por Khan-Cullors en 2018, donde se establece que ellos son los responsables de llevar a cabo la misión del movimiento.

“Hemos impactado al mundo; Black Lives Matter Global Network, un equipo de mujeres negras en su mayoría jóvenes y mujeres que desafían la cultura para estar a la altura de nuestra capacidad de recuperación. Evolucionamos de una frase, a un hashtag, a una red global”, dijo Khan-Cullors. “Este trabajo lo llevan a cabo nuestros capítulos, cuyo liderazgo se extiende por todo el país y el mundo”.

Otra cofundadora de BLM, Opal Tometi, dijo a The New Yorker a principios de junio, que los capítulos afiliados de BLM “son los que lideran” el movimiento.

“Siempre ha sido algo descentralizado”, dijo Tometi. “Hemos probado varias estructuras, pero siempre hemos dicho que el poder continúa en el capítulo local porque ellos saben lo que está pasando y son los que están familiarizados con el terreno”.

El compromiso de Tometi (una de las tres fundadoras de BLM) con el socialismo internacional se evidencia en el hecho que condecoró a Nicolás Maduro en Harlem y viajó personalmente a Venezuela a participar como fiscalizadora de las elecciones parlamentarias del 2015, donde llamó «contrarrevolucionaria» a la oposición.

Finalmente, los capítulos locales de BLM reprochan que gran parte de la recaudación de fondos se dio mediante su petición a los partidarios de su movimiento a «donar directamente a los capítulos, que representan la primera línea de Black Lives Matter».

No obstante, esos fondos no han llegado a quienes ponen el cuerpo en las calles, sino a quienes se enriquecen haciendo cabildeo internacional.

La hipocresía de BLM

La situación recuerda a lo descrito en La Rebelión en la Granja de George Orwell, donde el autor ejemplifica al socialismo aplicado a los animales de una granja que se rebelan ante los humanos explotadores y terminan actuando como ellos.

Tal es la historia del socialismo en todas sus variantes, donde un Hugo Chávez le deja a su hija María Gabriela una herencia de 4 mil millones de dólares y Fidel Castro cotizó en 9 mil millones su riqueza al final de sus días, mientras dejaron a un pueblo empobrecido.

Hoy, Black Lives Matter, que propone redistribuir la riqueza entre blancos y negros, no ha sido capaz ni de distribuir el dinero entre los suyos.

This post was originally posted on PanAm Post – View Original Article

Please follow and like us:

About the Author

admin
Have lived and invested in Venezuela full time for the last eight years and visited for each of twelve years prior to that. Studied and closely followed developments in Venezuela since 1996.