Conferencia Episcopal reconsidera su inútil llamado a votar en la farsa de Maduro

venezuela headline news

En el primer comunicado la institución criticaba a los partidos opositores por no participar el 6D. (Archivo)

La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) emitió un comunicado asegurando que las ilegítimas elecciones parlamentarias del 6 de diciembre agravarán la situación política del país.

Sin embargo, el nuevo pronunciamiento llama la atención ya que meses antes la CEV rechazaba la abstención de los candidatos opositores y exhortaba a los venezolanos a participar masivamente en los comicios fraudulentos promovidos por el régimen.

En la nueva misiva, la institución aseguró que los comicios «no ayudarán a resolver los verdaderos problemas del pueblo».

También respaldó a organizaciones civiles para continuar haciendo «esfuerzos en conjunto para restablecer los derechos democráticos de la nación». A su juicio, son importantes iniciativas como la consulta popular que promueve Juan Guaidó.

Cabe recordar que este instrumento político activado por el presidente interino no ha logrado movilizar o motivar a los ciudadanos, ni personalidades influyentes.

La pandemia, el malestar de la población y la baja credibilidad de Guaidó son puntos en contra para esta consulta que se llevará a cabo del 5 al 12 de diciembre.

El llamado a votar

La contradicción de la institución religiosa sale a relucir cuando se lee el comunicado emitido en agosto de este año. Allí criticaban a los políticos de oposición que se negaron a participar en los comicios del 6D. Además llamaban a votar más allá de las inconsistencia en el sistema electoral venezolano.

«A pesar de las irregularidades, la participación masiva del pueblo es necesaria y podrá vencer los intentos totalitarios y el ventajismo de parte del gobierno», se lee en el comunicado emitido tres meses antes.

La CEV advertía que la abstención de los políticos opositores «hará crecer la fractura político-social en el país y la desesperanza ante el futuro».

«Esta decisión de abstenerse priva a los ciudadanos venezolanos del instrumento válido para defender sus derechos en la Asamblea Nacional. No participar en las elecciones parlamentarias y el llamado a la abstención lleva a la inmovilización, al abandono de la acción política y a renunciar a mostrar las propias fuerzas», agregaba el documento.

La CEV no dejaba de reiterar «la participación plena y libre de todos los partidos y movimientos políticos». Una posición que cambió en el nuevo comunicado.

Nadar a contracorriente

Esta dicotomía fue analizada por expertos, uno de ellos calificó de «sorpresa» el comunicado emitido en agosto.

Pedro Urruchurtu, politólogo y profesor de la Universidad Central de Venezuela, explicó en agosto que la opinión del arzobispado nadaba a contracorriente a lo expresado en oportunidades anteriores.

“Es una sorpresa, es un cambio radical a la posición muy firme que había tenido la CEV alrededor de las farsas de diálogo y la naturaleza del régimen”, declaró a La Voz de América.

Agregó que el pronunciamiento era “confuso”, alegando que llamaba tácitamente a enfrentar en elecciones a un régimen que tiene nexos con la “criminalidad”.

Rechazo internacional

Las elecciones fraudulentas impulsadas por el chavismo han recibido el rechazo de organizaciones internacionales como la OEA, Unión Europea y la ONU.

En octubre, desde el foro regional de la OEA, fue aprobada una resolución con 21 votos a favor de repudiar los comicios del 6 de diciembre en Venezuela.

Por su parte, el Grupo de Contacto exhortó a restablecer situaciones como el respeto del mandato constitucional de la Asamblea Nacional actual y el cese de la inhabilitación y el enjuiciamiento de los líderes políticos.

La Unión Europea emitió declaraciones similares y añadió que se negaba a enviar una misión de observación para ver el desarrollo de los comicios.

This post was originally posted on PanAm Post – View Original Article

Please follow and like us:

About the Author

admin
Have lived and invested in Venezuela full time for the last eight years and visited for each of twelve years prior to that. Studied and closely followed developments in Venezuela since 1996.