Cinco razones por las que Chile (capitalista) es mejor que Venezuela (socialista)

venezuela headline news

Actualmente Sebastián Piñera ejerce la presidencia de Chile, mientras que Nicolás Maduro lo hace en Venezuela (Panam Post)

Por: Marian L. Tupy y Alexander Hammond

Desde que Nicolás Maduro juró su segundo mandato como presidente de Venezuela en enero de 2019, las historias de disturbios civiles y dificultades económicas del pequeño país latinoamericano han dominado los titulares de los medios de comunicación.

En la preparación de su controvertida reelección, Maduro impidió que los partidos de la oposición compitieran libre y justamente por el apoyo público. A causa de esos chanchullos electorales y de las violaciones de los derechos humanos que siguieron, la mayoría de los ciudadanos venezolanos, así como la mayoría de los gobiernos occidentales, se niegan a reconocer la legitimidad de Maduro como Presidente.

Escasez de alimentos

Mientras las protestas generalizadas continúan, una cosa ha quedado muy clara: el experimento de Venezuela con el socialismo ha sido un rotundo fracaso. La inflación anual es de más de 80 000 % y se estima que casi 90 % de los venezolanos viven ahora en la pobreza. La escasez masiva de alimentos significa que el venezolano promedio ha perdido más de 11 kg de peso, a pesar de que la cintura de Maduro sigue creciendo.

Los escuadrones asesinos del gobierno se desplegaron por toda la capital, asesinando a los opositores del régimen gobernante. Sin embargo, es importante recordar que las condiciones en Venezuela no siempre han sido tan trágicas.

Entre 1958 y 1999, Venezuela fue una democracia, aunque imperfecta. El país sufrió de corrupción, pero los venezolanos no se enfrentaron a la escasez de alimentos ni experimentaron abusos generalizados de los derechos humanos. Según las normas regionales, Venezuela también tenía una economía de mercado relativamente libre.

A principios del decenio de 1950, el producto interno bruto per cápita de Venezuela estaba entre los más altos del mundo. Era más alto que el de los Estados Unidos y tres veces más alto que el de Chile. Hasta 1982, Venezuela era el país más rico de América Latina.

El éxito de Chile comienza a mediados de la década de 1970, cuando el gobierno del país abandonó el socialismo y comenzó a implementar reformas económicas.

Para apreciar plenamente el declive de Venezuela, es útil comparar su destino con las enormes mejoras políticas y económicas experimentadas por el pueblo de Chile.

La historia del éxito de Chile comienza a mediados de la década de 1970, cuando el gobierno del país abandonó el socialismo y comenzó a implementar reformas económicas. En 2016, Chile era la 15ª economía más libre del mundo. Venezuela, mientras tanto, pasó de ser la 15ª economía más libre del mundo en 1975 a ser la economía menos libre del mundo en 2016 (Human Progress no tiene datos de la notoriamente poco libre Corea del Norte).

A medida que la libertad económica de Chile aumentó, también lo hizo el ingreso per cápita (ajustado por la inflación y la paridad de poder adquisitivo), que pasó de ser el 32 % del de Venezuela en 1975, a ser el 287 % del de Venezuela en 2019. Entre 1975 y 2019, la economía chilena creció un 293 %. La de Venezuela se redujo en un 54 %.

A medida que su economía se expandió, también lo hizo la capacidad de Chile de proporcionar una buena atención sanitaria a su pueblo. En 1975, la tasa de mortalidad infantil de Chile era un 29 % más alta que la de Venezuela. Para 2017, cuatro veces más niños murieron por cada 1 000 nacidos vivos en Venezuela que en Chile.

Con la disminución de la mortalidad infantil y la mejora del nivel de vida se produjo un aumento constante de la esperanza de vida. En 1975, los venezolanos vivían más que los chilenos. En 2017, un chileno típico vivía cinco años más por encima que el ciudadano promedio de la República Bolivariana de Venezuela.

Además, hay más chilenos de ambos sexos que sobreviven hasta la vejez que en Venezuela. Al entrar en la jubilación, el pueblo de Chile disfruta de un sistema de seguridad social privado que fue puesto en marcha por el distinguido compañero mayor de CATO, José Piñera. El sistema genera un rendimiento promedio de 10 % anualmente (en lugar del mísero 2 % generado por el sistema de seguridad social estatal de los Estados Unidos).

Por último, consideremos la democracia. En su libro de 1944, El camino a la Servidumbre, el economista de origen austriaco Friedrich Hayek explicó que el intervencionismo económico conduce a ineficiencias masivas y a largas colas fuera de las tiendas vacías. Se produce un estado de crisis económica, que lleva a llamamientos a un mayor intervencionismo económico.

La libertad económica lleva a la prosperidad

Pero aumentar el control estatal de la economía es contrario a la libertad. En primer lugar, no puede haber un acuerdo sobre un único plan económico en una sociedad libre. Como tal, la centralización de la toma de decisiones económicas tiene que ir acompañada de la centralización del poder político en manos de una pequeña élite. En segundo lugar, a medida que la economía se deteriora, los regímenes autoritarios que están decididos a permanecer en el poder deben silenciar a los disidentes, mediante el encarcelamiento e incluso el asesinato.

El deterioro económico y político de Venezuela ha seguido el patrón que Hayek describió en 1944. En Chile, en cambio, el libre mercado dispersó el poder económico entre millones de chilenos y el gobierno militar, que dirigió el país entre 1973 y 1990, dio paso a la democracia. Hoy en día, Chile es tanto económica como políticamente libre.

Marian L. Tupy es editor de HumanProgress.org y Alexander Hammond es asesor de políticas en el Instituto de Asuntos Económicos. Traducción de la FEE.

This post was originally posted on PanAm Post – View Original Article

Please follow and like us:

About the Author

admin
Have lived and invested in Venezuela full time for the last eight years and visited for each of twelve years prior to that. Studied and closely followed developments in Venezuela since 1996.