Asesor chavista trabaja para Putin vendiendo la vacuna rusa

venezuela headline news

Luego de representante político del chavismo, Arveláiz (izquierda de la foto) debutó en el cine acompañado por Oliver Stone. (Archivo)

Se llama Maximilien Sánchez Arveláiz (alias Max Arveláiz) y ahora se desempeña como lobbista de Vladimir Putin. Goza de privilegios cual diplomático de primera y acumula una larga carrera como político y asesor de Hugo Chávez.

Trascendió que esta semana Max Arveláiz llegó al aeropuerto de Ezeiza proveniente desde Moscú para cerrar con el gobierno de argentino la venta de la vacuna rusa Sputnik V, ya que Putin no quiere intermediarios. Por exigencia directa de la Casa Rosada, es tratado como una visita VIP.

Según un reportaje publicado por Infobae, el enviado de Putin estaría monitoreando del lado ruso todo el proceso legal que ya está en manos de la Cancillería argentina.

Durante su visita también tiene previsto reunirse con el ministro de Salud, Ginés González García y con el ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Solá. Sin embargo, es tal la exclusividad en la visita de Arveláiz, que no figura en la agenda del ministro de Salud.

La nota de Infobae agrega que Solá ya habría ordenado a la Cancillería una revisión minuciosa de los contratos que se firmarán entre ambos países para comprar millones de dosis de Sputnik V.

Codo a codo con Chávez

Surge la duda de dónde salió este personaje y cómo llegó al Kremlin a semejante jerarquía, convirtiéndose en figura de confianza para Vladimir Putin.

Arveláiz comenzó sus nexos con el chavismo mientras estudiaba, hacía su maestría en el Instituto de Ciencias Políticas Latinoamericanas de la University of London. Allí elaboró su tesis dedicada a Hugo Chávez titulada “Utopía rearmada. Chávez y la izquierda venezolana”.

Alrededor del año 2001 entró a trabajar en la embajada venezolana en Francia y partir de allí fue escalando a distintos cargos que le valieron la confianza de Hugo Chávez. Incluso llegó a formar parte del grupo «los franceses», agrega la nota de Infobae.

Este grupo de asesores intelectuales del gobierno chavista lo llevó a codearse con figuras como Ignacio Ramonet, director del diario Le Monde diplomatique y cofundador de la organización no gubernamental Media Watch Global (Observatorio Internacional de los Medios de Comunicación).

Bajo perfil

De Maximilien Sánchez Arveláiz se sabe que habla fluidamente español, francés e inglés, supuestamente posee un gran carisma que lo ayudó a escalar hasta las altas esferas del chavismo.

Entre agosto de 2007 y enero de 2008, Arveláiz fue ministro Consejero de la Misión de Venezuela en Brasil y luego, el 2010, fue nombrado oficialmente como Embajador en Brasil.

La Gaceta Oficial venezolana emitida el 26 de marzo de 2010 oficializa su designación como embajador «Extraordinario y Plenipotenciario» de Venezuela en ese país.

Posteriormente, en 2014 Maduro lo envió como Encargado de Negocios de la embajada de Venezuela en Washington para establecer nuevos canales de comunicación con Estados Unidos.

Pero Arveláiz se encontró con el obstáculo de que la administración de Obama fue renuente a darle la admisión formal que le permitiría convertirse en embajador oficial, señala El Nuevo Herald, por ello nunca llegó a ocupar rol oficial de embajador en el país norteamericano.

Sánchez Arveláiz dijo en 2016 que su labor en Estados Unidos era explicar a la Casa Blanca, el Congreso o cualquiera que quisiera escucharlo lo que había estado sucediendo en Venezuela durante los últimos 15 años.

Describió la llamada “Revolución Bolivariana” de Chávez como un proceso de inclusión social. En su descripción, los cambios introducidos por Chávez empoderaron a gran parte del pueblo venezolano, completa El Nuevo Herald.

De politólogo a productor de cine

Sin embargo, los intereses del politólogo también involucran el cine, que lo llevó a desempeñarse como productor ejecutivo de la película Snowden, dirigida por Oliver Stone, estrenada en 2016.

El largometraje habría costado $40 millones de dólares y fue un fracaso en taquilla, apenas recaudó $21 millones en Estados Unidos y otros $12 millones en el resto del mundo, añade la nota de Kon Zapata. Según el portal, Arveláiz también puso dinero en los filmes Tombstone Rashomon y Going Places.

Pero en 2017, nuevamente de la mano de Oliver Stone, trabajó en un seriado de cuatro episodios sobre la vida de Vladimir Putin.

El círculo se cerraba para el ex asesor de Chávez, que ahora tiene un puesto de confianza en el Kremlin, como mano derecha Putin.

This post was originally posted on PanAm Post – View Original Article

Please follow and like us:

About the Author

admin
Have lived and invested in Venezuela full time for the last eight years and visited for each of twelve years prior to that. Studied and closely followed developments in Venezuela since 1996.